Saltar al contenido
Lista de las Plantas Medicinales más INCREÍBLES para tu Salud【2018】

Lavanda o lanvandula: una planta que sana gracias a su aroma

lavanda-cuidados
Lavanda o lanvandula: una planta que sana gracias a su aroma
Vota este artículo

Seguro que si te pedimos que imagines la planta de la lavanda, eres capaz de describirla de una forma bastante precisa (es una de las plantas más conocida).

Pero esta popularidad no viene de la nada, sino que se debe a que tiene unas propiedades muy interesantes:

  • Relajante.
  • Da aroma a tu cuerpo.
  • Sirve para eliminar los ácaros.

Y eso son solo algunos ejemplos.

¿Quieres conocer cómo esta planta puede ayudarte? Entonces, no te pierdas el post de hoy.

¡Empezamos!

lavanda-cuidados

 

¿Qué es la lavanda?

Lo primero que hay que decir, es que la lavanda no es una planta específica, sino que este nombre se corresponde con un género de estas que agrupa a 60 especies. Algunas de las más comunes son:

  • Lavandula angustifolia.
  • Lavandula stoechas.
  • Lavanda brihuega.
  • Lavandula dentata.
  • Lavandula latifolia.
  • Lavanda santoña.

Sea cual sea, el origen de los diferentes tipos de lavanda es el mismo.

Todas proceden de…

  • La región macaronésica (el conjunto de las islas Azores, Canarias, Cabo Verde, Madeira e Islas Salvajes).
  • Los países bañados por el Mar Mediterráneo.
  • La zona norte de África.
  • Península arábiga desde la India a la zona sur de Asia.

En cuanto a su aspecto, seguro que has visto campos de lavanda con su color característico. Pero por si no es el caso, te diremos que se trata de una planta leñosa que mide unos 40 centímetros como mucho. Sus flores pueden ser de color azul, lila o violeta.

Su nombre científico es el de lavandula y su origen no queda claro del todo. Algunos piensan que proviene de la forma medieval de la palabra latina lavare que significa “lavar” o “limpiar”, en clara referencia al uso que se hacía de esta planta.

Otra corriente sin embargo piensa que el origen del nombre está también en el latín, pero en la palabra līvěo que se podría traducir como “azulado”, “lívido” y “envidioso”.

Como la mayoría de las plantas, es conocida por otros nombres más comunes como:

  • Espígola.
  • Espliego.
  • Tuma.
  • Alfazema.
  • Alhucema.

Para que veas hasta que punto ha influido en el ser humano, y a modo de curiosidad, la lavanda es la flor oficial de Portugal.

 

Propiedades de la lavanda: ¿para qué sirve?

Esta planta se lleva utilizando desde la época de los romanos y, hoy en día, sigue siendo uno de los remedios naturales más populares. Eso solo significa que su eficacia está más que demostrada.

Pero antes de empezar a contarte para qué puedes utilizarla, queremos que conozcas los modos que tienes de disfrutar de ella.

Una de las formas más clásicas es a través del aceite de lavanda. Un masaje con este aceite y notarás como tu cuerpo entra en un estado de relajación y descanso.

Otra opción, si te gustan las bebidas calientes, es hacerte una infusión de lavanda seca. Para ello basta con seguir estos pasos:

  1. Añade 1 o 2 cucharaditas de hojas secas por cada taza que vayas a preparar.
  2. Lleva el agua a ebullición y deja que hierva suave durante 3 minutos.
  3. Retírala del fuego y déjala reposar hasta que esté a una temperatura que permita beberla.
  4. Usa un colador para llenar las tazas, así evitas posibles trozos.

¡Listo! Y si quieres darle un toque dulce, puedes añadirle un poco de miel.

 

1. Jabón de lavanda

Una manera muy original de beneficiarse de todo lo que puede aportarte esta planta. El jabón artesanal de lavanda va a ayudarte no solo a aromatizar armarios y cajones, sino que gracias a sus propiedades antiinflamatorias, conseguirás aliviar picaduras y eccemas.

A su vez, también servirá para calmar calambres después de un gran esfuerzo, a cicatrizar heridas y a evitar la proliferación de bacterias. Si quieres aprender a hacer, toma nota y sigue estos sencillos pasos. Primero los ingredientes:

  • 210 ml de aceite de oliva o girasol.
  • 30 gr de sosa caústica.
  • 65 ml de agua destilada.
  • Aceite de lavanda.
  • Flores de lavanda (no importa si frescas o secas).

Como material adicional necesitarás:

  • Un molde con la forma y tamaño que quieras.
  • Gafas y guantes de protección (para manejar la sosa caústica).
  • Batidora.
  • Cazuela.
  • Bol de cristal
  • Cuchara para remover.

Los pasos a seguir para una correcta elaboración son:

  1. Pon en la base del molde unas pocas de flores. Así al desmoldarlo, aparecerán en la parte superior.
  2. Protégete con las gafas y guantes y vierte la sosa caústica en el bol de cristal y después, el agua destilada. Deja reposar hasta que los vapores de la reacción desaparezcan.
  3. Hora de poner el aceite a calentar a fuego bajo y, una vez se caliente pero no mucho, retíralo y mézclalo con la sosa caústica hasta que tenga una textura parecida al gel. Usa la batidora para este paso.
  4. Una vez que alcance el estado de gel, incorpora entre 20 y 30 gotas de esencia, unas pocas de flores más y vuelve a mezclar.
  5. Vierte todo el mejunje en el molde, tápalo con un trapo para que se mantenga caliente y la química haga su trabajo.
  6. Déjalo reposar 24 horas.

¡Ya lo tienes! Un estupendo jabón natural con un aroma muy relajante.

2. Ayuda a conciliar el sueño

Pon una bolsa de flores de lavanda debajo de tu almohada un rato antes de irte a dormir. Su olor relajante te ayudará a caer en los brazos de Morfeo y que tu sueño sea más reparador.

 

3. Contra pulgas y otros insectos de tus mascotas

Si tienes un amigo peludo, seguro que tienes una lucha constante contra estos bichos chupasangre y otros que transmiten enfermedades. Pues, ¿sabías que las pulgas y otros insectos odian el olor de esta planta?

Así que una forma estupenda de proteger a tu compañero de cuatro patas es añadir unas gotas de esencia a un spray con agua y pulverizar encima de él. Y si tienes un jardín donde juega, plántala y di adiós a los bichos.

 

¿Conoces algún detalle más de la lavanda que se nos haya escapado?

Si después de leer este artículo, se te han despertado las ganas de cultivar la lavanda, tienes que usar la técnica del esqueje para asegurarte que tengan el mismo color.

A diferencia de otras plantas, seguro que la lavanda sí que la conocías. Así que, a lo mejor, tienes algo que contarnos sobre ella que se nos haya escapado:

  • ¿La utilizas para alguna cosa más?
  • ¿Conoces otra forma de hacer jabón?
  • ¿Sabes otra forma de plantarla?

Ya sea para contestar a esas preguntas o para contarnos cualquier otra cosa, dejamos los comentarios abiertos para ti.

¡No los dejes en blanco!

Por favor, ayúdanos a hacer esta información visible y que pueda a llegar a cuanta mas gente mejor. Con solo esta acción y gracias a los beneficios de esta fantástica planta, podemos hacer que más gente se pueda beneficiar de ella. Con un solo click en cualquiera de estos botones es suficiente. Mil gracias!!!